Los préstamos otorgados por las instituciones financieras para la compra de vivienda aceleraron su ritmo de crecimiento en agosto a pesar del contexto de incertidumbre política generado tras la propuesta de un adelanto de elecciones generales.

Los bancos no perciben, hasta el momento, que este pedido, que realizó el presidente Martín Vizcarra a fines de julio y que tendrá que ser evaluado por el Congreso, haya mellado la resistente demanda tanto por créditos hipotecarios como por financiamiento de proyectos inmobiliarios.

Al término del octavo mes del año, el crédito hipotecario alcanzó los S/ 50,732 millones, monto que representa una expansión de 9.1% respecto de igual periodo del 2018, según datos del Banco Central de Reserva (BCR).

Las hipotecas habían crecido algo menos a fin de julio del 2019 (8.6%).

Año bueno

El año está siendo muy bueno, incluso en este segundo semestre se han activado aún más las colocaciones (hipotecarias); no hemos visto una frenada después de julio”, señaló a Gestión Juan Ignacio Pardo, gerente de la División Negocio Hipotecario e Inmobiliario de Interbank.

Consideró que mientras la situación del país no se complique demasiado, tampoco se va a ‘parar’ la compra de departamentos, pues la demanda de las familias es elevada.

Manuel Piñán, gerente del Negocio Inmobiliario de BBVA, detalló que en agosto el desembolso de hipotecas del banco se mantuvo cerca de 600 unidades, su meta mensual.

Explicó que más allá del ruido político coyuntural la estrategia de sembrar proyectos inmobiliarios de largo aliento permite asegurar a los bancos un gran número de créditos cada mes.

Bonos

Refirió que una de las razones que anima a las personas a demandar financiamiento hipotecario, que en promedio se toma a un plazo mayor a 10 años, está vinculada a la existencia de bonos o subsidios proporcionados por el Estado a través del Fondo Mivivienda.

Desde mayo de este año los préstamos Mivivienda crecen a una mayor tasa que los créditos hipotecarios tradicionales, según Asbanc.

“La vivienda social se ha impulsado mucho a través del Fondo Mivivienda y, sobre todo, del programa Bono Verde. Todavía hay un espacio muy grande para crecer en proyectos sociales Techo Propio, sobre todo en provincia. Se están activando y hay varios interesados en estos proyectos”, dijo Pardo.

En ese mismo sentido, Piñán refirió que BBVA ya está desembolsando operaciones de Techo Propio. “Estamos teniendo mucha actividad en estos proyectos, sobre todo en provincias”, coincidió.

Tasas en mínimo

Ambos destacaron que el costo que actualmente registran las hipotecas en soles también favorece el dinamismo de dicho financiamiento.

Al 20 de setiembre, la tasa de interés promedio anual de los préstamos hipotecarios en moneda nacional se ubicó en 7.28%, lo que marca un nivel mínimo histórico. Un entorno

global de bajas tasa de interés, recortes de la tasa clave del BCR y la competencia de las entidades financieras explican la tendencia a la baja que viene mostrando el costo de las hipotecas en soles.

“Estamos en niveles bastante buenos de tasas. Va a depender un poco de la coyuntura que bajen más”, opinó Pardo.

Piñán estimó que al menos en octubre y noviembre las condiciones seguirán siendo muy favorables para la toma de hipotecas.

Más proyectos

Sostuvo que otro factor que ha ayudado al avance de los préstamos hipotecarios es el retiro de hasta el 25% de los fondos de AFP para la cuota inicial de la primera vivienda.

El 20% de las colocaciones mensuales de hipotecas de BBVA está vinculado a estos retiros, que suman S/ 516 millones a julio del 2019.

Pardo refirió que, en línea con la expansión de las hipotecas, cada vez se financian más proyectos inmobiliarios. BBVA está activando el financiamiento de 11 o 12 de estos proyectos al mes y espera que ese número se eleve a 13 o 14.